Magazine
July 2, 2019

¡El trabajo ya no es lo que era! El mercado laboral digital a debate

Levanta la cabeza y mira a tu alrededor por un momento. Un 43% de las personas trabajadoras en España tienen algún tipo de relación laboral diferente a “la tradicional” , es decir el famoso contrato indefinido a tiempo completo. Estas personas ya forman parte de la creciente fuerza de trabajo eventual. 

Seguir pensando solo en los términos tradicionales del trabajo ignora a millones de personas que combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vidas a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales. Necesitamos un nuevo mapa del mercado laboral para orientarnos mejor.

El estudio “El mercado laboral digital a debate”

El dato anterior es uno de los sorprendentes datos que aporta el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” elaborado por Albert Cañigueral de Ouishare España

El estudio ayuda a desentrañar (y comprender) mejor el futuro del trabajo y, en concreto, el futuro de las personas trabajadoras, sus derechos y necesidades. El documento debe interpretarse pues como un mapa incompleto, como una guía en construcción. Para la elaboración del informe se han detectado, analizado y organizado las diferentes señales que están generando la transformación del mercado de trabajo así como los cambios que implica en las relaciones económicas y  sociales en torno al empleo.

El proyecto de estudio fue seleccionado en el marco de la convocatoria del Programa de Innovación Abierta (PIA) de la Fundación Cotec y contó con el apoyo adicional de la plataforma para freelancers Malt.

El estudio se hizo público el 25 de junio en la sede de la Fundación Cotec en Madrid. 

En el mismo encuentro también se presentó el recomendable libro “Plataformas Digitales y Mercado de Trabajo” por parte de sus autoras principales Luz Rodríguez y Anabel Suso

Quien quieras, cuando quieras, donde quieras. “Workers on tap” o trabajadores bajo demanda

La irrupción de las plataformas digitales, que han cambiado las reglas del juego en sectores como la movilidad, el turismo, la formación o las finanzas, están reconfigurando también las relaciones laborales y el futuro del trabajo. En España somos líderes europeos en trabajo de plataformas, un 17% de las personas en edad de trabajar realiza actividades por medio de dichas plataformas al menos una vez por semana.



¿De qué tipo de trabajos hablamos? De todo tipo. Hoy en día existen plataformas para acceder con facilidad a todo tipo de talento y necesidades. 

Desde los microtrabajadores (microworkers) en plataformas de microtareas online como Amazon Mechanical Turk, a los trabajadores bajo demanda (gig workers) mediante plataformas como Glovo, Uber, MyPoppins o TechBuddy. También existen plataformas enfocadas a los trabajadores de cuello azul como CornerJob o JobToday que ofrecen una alternativa digital a las empresas de trabajo temporal.

La oferta se completa con soluciones digitales para la contratación de freelancers y trabajadores de cuello blanco (diseñadores, traductores, programadores, directores de proyectos, expertos en ciberseguridad, etc.) como UpWork, Freelancer o Malt. Hasta se pueden encontrar perfiles de alta especialización en plataformas como TopTal, Up Counsel o GLG diseñadas específicamente para este tipo de trabajadores. Es un fenómeno global y en rápido crecimiento.


El estudio incluye un extenso documento online con los detalles de centenares de plataformas laborales que ejemplifican esta diversidad.

Dando protección a las personas trabajadoras independientes

Vemos que cada vez habrá más personas trabajadoras independientes, fuera de la protección y la estabilidad que aporta un contrato laboral indefinido con un único empleador. Así el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” se centra en explorar cómo garantizar los derechos laborales y cómo cubrir las necesidades de este tipo de trabajadores independientes. 


En esta exploración aparece la palabra “WorkerTech”: la oferta de servicios digitales que aprovechan el poder y la comodidad de la tecnología para ofrecer a los trabajadores independientes y flexibles beneficios personalizados a la vez que les facilitan el acceso a sistemas de protección y la defensa de sus derechos

Si estáis familiarizados con FinTech, InsureTech, EdTech, AgroTech, etc. podéis incorporar WorkerTech a la lista de prácticas a observar.

WorkerTech es pues este nuevo y emergente entramado de servicios pensados para facilitar la representación colectiva (Organise, Coworker), ofrecer los seguros por baja temporal (AXAWeMind) o seguros bajo demanda por actividad (Zego, Dinghy), facilitar el acceso a herramientas de trabajo (LiquidSpace, LightShare, HyreCar), ayudar a la creación y mantenimiento de comunidades (DNX Hub, FlyLancer), facilitar la contratación de servicios financieros personalizados (Hurdlr, Portify), obtener beneficios sociales cuando existen múltiples empleadores (Alia), gestionar la reputación y la micro-credenciales (Credly), etc. En este documento online se listan estos y muchos otros ejemplos.

A partir de esta oferta cada trabajador construye su portfolio personal de servicios WorkerTech. En el siguiente gráfico hay el ejemplo de un conductor de Uber en la ciudad de Nueva York.



Para una diseñadora gráfica que encuentra sus clientes mediante la plataforma Malt en España el resultado es bastante diferente.



En cualquiera de los casos el objetivo en el horizonte es poder combinar la flexibilidad y la libertad del trabajo independiente o por cuenta propia con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociadas al trabajo asalariado o por cuenta ajena.

Un detalle a destacar es que WorkerTech no es solo para los trabajadores de plataformas. Desde una perspectiva más amplia –con o sin plataformas digitales que medien entre trabajadores y empleadores– las soluciones WorkerTech pueden proporcionar servicios de valor al conjunto del colectivo de trabajadores. En países con un alto porcentaje de economía informal estos servicios también pueden propiciar la formalización de las relaciones laborales. Del mismo modo, pueden resultar útiles incluso para los empleados asalariados en ámbitos como la formación o la resolución de conflictos.

El futuro es para los trabajadores independientes y agrupados

Observando a las personas trabajadoras independientes uno se de cuenta que lo primero que hacen es buscar su tribu laboral, otras personas como ellos y ellas para compartir, mutualizar aprender y ayudarse. 

En un entorno de relaciones laborales discontinuas con el empleador, el trabajador independiente busca recuperar la continuidad en el entorno laboral uniéndose a otros trabajadores. 



Llegamos así al ¿oxímoron? de “los colectivos de independientes” como elemento clave para el futuro del mercado laboral y para definir un nuevo contrato social del siglo XXI.

Sea mediante organizaciones de carácter sindical como Riders x Derechos, sea en organizaciones de carácter cooperativista como Port Parallele, sea en espacios de coworking especializados en un sector como Alma, sea por la comunidad y para aprender juntos como en Doméstika, o bien sea para ofrecerse al mercado como una agrupación de consultores independientes compartiendo la reputación y servicios administrativos como el caso de Ouishare o Enspiral ... el futuro es para los trabajadores independientes y agrupados. ¿Será esta la forma de los neo gremios del siglo XXI? 

En definitiva, el trabajo ya no es lo que era... ni lo volverá a ser. 

Seguimos conversando largo y tendido 

¡El trabajo ya no es lo que era! El mercado laboral digital a debate

by 
Albert Canigueral
Magazine
Share on

La irrupción de las plataformas digitales, que han cambiado las reglas del juego en sectores como la movilidad, el turismo, la formación o las finanzas, están reconfigurando también las relaciones laborales y el futuro del trabajo. En España somos líderes europeos en trabajo de plataformas, un 17% de las personas en edad de trabajar realiza actividades por medio de dichas plataformas al menos una vez por semana.

Levanta la cabeza y mira a tu alrededor por un momento. Un 43% de las personas trabajadoras en España tienen algún tipo de relación laboral diferente a “la tradicional” , es decir el famoso contrato indefinido a tiempo completo. Estas personas ya forman parte de la creciente fuerza de trabajo eventual. 

Seguir pensando solo en los términos tradicionales del trabajo ignora a millones de personas que combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vidas a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales. Necesitamos un nuevo mapa del mercado laboral para orientarnos mejor.

El estudio “El mercado laboral digital a debate”

El dato anterior es uno de los sorprendentes datos que aporta el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” elaborado por Albert Cañigueral de Ouishare España

El estudio ayuda a desentrañar (y comprender) mejor el futuro del trabajo y, en concreto, el futuro de las personas trabajadoras, sus derechos y necesidades. El documento debe interpretarse pues como un mapa incompleto, como una guía en construcción. Para la elaboración del informe se han detectado, analizado y organizado las diferentes señales que están generando la transformación del mercado de trabajo así como los cambios que implica en las relaciones económicas y  sociales en torno al empleo.

El proyecto de estudio fue seleccionado en el marco de la convocatoria del Programa de Innovación Abierta (PIA) de la Fundación Cotec y contó con el apoyo adicional de la plataforma para freelancers Malt.

El estudio se hizo público el 25 de junio en la sede de la Fundación Cotec en Madrid. 

En el mismo encuentro también se presentó el recomendable libro “Plataformas Digitales y Mercado de Trabajo” por parte de sus autoras principales Luz Rodríguez y Anabel Suso

Quien quieras, cuando quieras, donde quieras. “Workers on tap” o trabajadores bajo demanda

La irrupción de las plataformas digitales, que han cambiado las reglas del juego en sectores como la movilidad, el turismo, la formación o las finanzas, están reconfigurando también las relaciones laborales y el futuro del trabajo. En España somos líderes europeos en trabajo de plataformas, un 17% de las personas en edad de trabajar realiza actividades por medio de dichas plataformas al menos una vez por semana.



¿De qué tipo de trabajos hablamos? De todo tipo. Hoy en día existen plataformas para acceder con facilidad a todo tipo de talento y necesidades. 

Desde los microtrabajadores (microworkers) en plataformas de microtareas online como Amazon Mechanical Turk, a los trabajadores bajo demanda (gig workers) mediante plataformas como Glovo, Uber, MyPoppins o TechBuddy. También existen plataformas enfocadas a los trabajadores de cuello azul como CornerJob o JobToday que ofrecen una alternativa digital a las empresas de trabajo temporal.

La oferta se completa con soluciones digitales para la contratación de freelancers y trabajadores de cuello blanco (diseñadores, traductores, programadores, directores de proyectos, expertos en ciberseguridad, etc.) como UpWork, Freelancer o Malt. Hasta se pueden encontrar perfiles de alta especialización en plataformas como TopTal, Up Counsel o GLG diseñadas específicamente para este tipo de trabajadores. Es un fenómeno global y en rápido crecimiento.


El estudio incluye un extenso documento online con los detalles de centenares de plataformas laborales que ejemplifican esta diversidad.

Dando protección a las personas trabajadoras independientes

Vemos que cada vez habrá más personas trabajadoras independientes, fuera de la protección y la estabilidad que aporta un contrato laboral indefinido con un único empleador. Así el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” se centra en explorar cómo garantizar los derechos laborales y cómo cubrir las necesidades de este tipo de trabajadores independientes. 


En esta exploración aparece la palabra “WorkerTech”: la oferta de servicios digitales que aprovechan el poder y la comodidad de la tecnología para ofrecer a los trabajadores independientes y flexibles beneficios personalizados a la vez que les facilitan el acceso a sistemas de protección y la defensa de sus derechos

Si estáis familiarizados con FinTech, InsureTech, EdTech, AgroTech, etc. podéis incorporar WorkerTech a la lista de prácticas a observar.

WorkerTech es pues este nuevo y emergente entramado de servicios pensados para facilitar la representación colectiva (Organise, Coworker), ofrecer los seguros por baja temporal (AXAWeMind) o seguros bajo demanda por actividad (Zego, Dinghy), facilitar el acceso a herramientas de trabajo (LiquidSpace, LightShare, HyreCar), ayudar a la creación y mantenimiento de comunidades (DNX Hub, FlyLancer), facilitar la contratación de servicios financieros personalizados (Hurdlr, Portify), obtener beneficios sociales cuando existen múltiples empleadores (Alia), gestionar la reputación y la micro-credenciales (Credly), etc. En este documento online se listan estos y muchos otros ejemplos.

A partir de esta oferta cada trabajador construye su portfolio personal de servicios WorkerTech. En el siguiente gráfico hay el ejemplo de un conductor de Uber en la ciudad de Nueva York.



Para una diseñadora gráfica que encuentra sus clientes mediante la plataforma Malt en España el resultado es bastante diferente.



En cualquiera de los casos el objetivo en el horizonte es poder combinar la flexibilidad y la libertad del trabajo independiente o por cuenta propia con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociadas al trabajo asalariado o por cuenta ajena.

Un detalle a destacar es que WorkerTech no es solo para los trabajadores de plataformas. Desde una perspectiva más amplia –con o sin plataformas digitales que medien entre trabajadores y empleadores– las soluciones WorkerTech pueden proporcionar servicios de valor al conjunto del colectivo de trabajadores. En países con un alto porcentaje de economía informal estos servicios también pueden propiciar la formalización de las relaciones laborales. Del mismo modo, pueden resultar útiles incluso para los empleados asalariados en ámbitos como la formación o la resolución de conflictos.

El futuro es para los trabajadores independientes y agrupados

Observando a las personas trabajadoras independientes uno se de cuenta que lo primero que hacen es buscar su tribu laboral, otras personas como ellos y ellas para compartir, mutualizar aprender y ayudarse. 

En un entorno de relaciones laborales discontinuas con el empleador, el trabajador independiente busca recuperar la continuidad en el entorno laboral uniéndose a otros trabajadores. 



Llegamos así al ¿oxímoron? de “los colectivos de independientes” como elemento clave para el futuro del mercado laboral y para definir un nuevo contrato social del siglo XXI.

Sea mediante organizaciones de carácter sindical como Riders x Derechos, sea en organizaciones de carácter cooperativista como Port Parallele, sea en espacios de coworking especializados en un sector como Alma, sea por la comunidad y para aprender juntos como en Doméstika, o bien sea para ofrecerse al mercado como una agrupación de consultores independientes compartiendo la reputación y servicios administrativos como el caso de Ouishare o Enspiral ... el futuro es para los trabajadores independientes y agrupados. ¿Será esta la forma de los neo gremios del siglo XXI? 

En definitiva, el trabajo ya no es lo que era... ni lo volverá a ser. 

Seguimos conversando largo y tendido 

by 
Albert Canigueral
Magazine

¡El trabajo ya no es lo que era! El mercado laboral digital a debate

by
Albert Canigueral
Magazine
Share on

La irrupción de las plataformas digitales, que han cambiado las reglas del juego en sectores como la movilidad, el turismo, la formación o las finanzas, están reconfigurando también las relaciones laborales y el futuro del trabajo. En España somos líderes europeos en trabajo de plataformas, un 17% de las personas en edad de trabajar realiza actividades por medio de dichas plataformas al menos una vez por semana.

Levanta la cabeza y mira a tu alrededor por un momento. Un 43% de las personas trabajadoras en España tienen algún tipo de relación laboral diferente a “la tradicional” , es decir el famoso contrato indefinido a tiempo completo. Estas personas ya forman parte de la creciente fuerza de trabajo eventual. 

Seguir pensando solo en los términos tradicionales del trabajo ignora a millones de personas que combinan diferentes fuentes de ingresos y conforman sus vidas a través de una amplia variedad de relaciones laborales no convencionales. Necesitamos un nuevo mapa del mercado laboral para orientarnos mejor.

El estudio “El mercado laboral digital a debate”

El dato anterior es uno de los sorprendentes datos que aporta el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” elaborado por Albert Cañigueral de Ouishare España

El estudio ayuda a desentrañar (y comprender) mejor el futuro del trabajo y, en concreto, el futuro de las personas trabajadoras, sus derechos y necesidades. El documento debe interpretarse pues como un mapa incompleto, como una guía en construcción. Para la elaboración del informe se han detectado, analizado y organizado las diferentes señales que están generando la transformación del mercado de trabajo así como los cambios que implica en las relaciones económicas y  sociales en torno al empleo.

El proyecto de estudio fue seleccionado en el marco de la convocatoria del Programa de Innovación Abierta (PIA) de la Fundación Cotec y contó con el apoyo adicional de la plataforma para freelancers Malt.

El estudio se hizo público el 25 de junio en la sede de la Fundación Cotec en Madrid. 

En el mismo encuentro también se presentó el recomendable libro “Plataformas Digitales y Mercado de Trabajo” por parte de sus autoras principales Luz Rodríguez y Anabel Suso

Quien quieras, cuando quieras, donde quieras. “Workers on tap” o trabajadores bajo demanda

La irrupción de las plataformas digitales, que han cambiado las reglas del juego en sectores como la movilidad, el turismo, la formación o las finanzas, están reconfigurando también las relaciones laborales y el futuro del trabajo. En España somos líderes europeos en trabajo de plataformas, un 17% de las personas en edad de trabajar realiza actividades por medio de dichas plataformas al menos una vez por semana.



¿De qué tipo de trabajos hablamos? De todo tipo. Hoy en día existen plataformas para acceder con facilidad a todo tipo de talento y necesidades. 

Desde los microtrabajadores (microworkers) en plataformas de microtareas online como Amazon Mechanical Turk, a los trabajadores bajo demanda (gig workers) mediante plataformas como Glovo, Uber, MyPoppins o TechBuddy. También existen plataformas enfocadas a los trabajadores de cuello azul como CornerJob o JobToday que ofrecen una alternativa digital a las empresas de trabajo temporal.

La oferta se completa con soluciones digitales para la contratación de freelancers y trabajadores de cuello blanco (diseñadores, traductores, programadores, directores de proyectos, expertos en ciberseguridad, etc.) como UpWork, Freelancer o Malt. Hasta se pueden encontrar perfiles de alta especialización en plataformas como TopTal, Up Counsel o GLG diseñadas específicamente para este tipo de trabajadores. Es un fenómeno global y en rápido crecimiento.


El estudio incluye un extenso documento online con los detalles de centenares de plataformas laborales que ejemplifican esta diversidad.

Dando protección a las personas trabajadoras independientes

Vemos que cada vez habrá más personas trabajadoras independientes, fuera de la protección y la estabilidad que aporta un contrato laboral indefinido con un único empleador. Así el estudio “El mercado laboral digital a debate Plataformas, Trabajadores, Derechos y WorkerTech” se centra en explorar cómo garantizar los derechos laborales y cómo cubrir las necesidades de este tipo de trabajadores independientes. 


En esta exploración aparece la palabra “WorkerTech”: la oferta de servicios digitales que aprovechan el poder y la comodidad de la tecnología para ofrecer a los trabajadores independientes y flexibles beneficios personalizados a la vez que les facilitan el acceso a sistemas de protección y la defensa de sus derechos

Si estáis familiarizados con FinTech, InsureTech, EdTech, AgroTech, etc. podéis incorporar WorkerTech a la lista de prácticas a observar.

WorkerTech es pues este nuevo y emergente entramado de servicios pensados para facilitar la representación colectiva (Organise, Coworker), ofrecer los seguros por baja temporal (AXAWeMind) o seguros bajo demanda por actividad (Zego, Dinghy), facilitar el acceso a herramientas de trabajo (LiquidSpace, LightShare, HyreCar), ayudar a la creación y mantenimiento de comunidades (DNX Hub, FlyLancer), facilitar la contratación de servicios financieros personalizados (Hurdlr, Portify), obtener beneficios sociales cuando existen múltiples empleadores (Alia), gestionar la reputación y la micro-credenciales (Credly), etc. En este documento online se listan estos y muchos otros ejemplos.

A partir de esta oferta cada trabajador construye su portfolio personal de servicios WorkerTech. En el siguiente gráfico hay el ejemplo de un conductor de Uber en la ciudad de Nueva York.



Para una diseñadora gráfica que encuentra sus clientes mediante la plataforma Malt en España el resultado es bastante diferente.



En cualquiera de los casos el objetivo en el horizonte es poder combinar la flexibilidad y la libertad del trabajo independiente o por cuenta propia con las protecciones y beneficios tradicionalmente asociadas al trabajo asalariado o por cuenta ajena.

Un detalle a destacar es que WorkerTech no es solo para los trabajadores de plataformas. Desde una perspectiva más amplia –con o sin plataformas digitales que medien entre trabajadores y empleadores– las soluciones WorkerTech pueden proporcionar servicios de valor al conjunto del colectivo de trabajadores. En países con un alto porcentaje de economía informal estos servicios también pueden propiciar la formalización de las relaciones laborales. Del mismo modo, pueden resultar útiles incluso para los empleados asalariados en ámbitos como la formación o la resolución de conflictos.

El futuro es para los trabajadores independientes y agrupados

Observando a las personas trabajadoras independientes uno se de cuenta que lo primero que hacen es buscar su tribu laboral, otras personas como ellos y ellas para compartir, mutualizar aprender y ayudarse. 

En un entorno de relaciones laborales discontinuas con el empleador, el trabajador independiente busca recuperar la continuidad en el entorno laboral uniéndose a otros trabajadores. 



Llegamos así al ¿oxímoron? de “los colectivos de independientes” como elemento clave para el futuro del mercado laboral y para definir un nuevo contrato social del siglo XXI.

Sea mediante organizaciones de carácter sindical como Riders x Derechos, sea en organizaciones de carácter cooperativista como Port Parallele, sea en espacios de coworking especializados en un sector como Alma, sea por la comunidad y para aprender juntos como en Doméstika, o bien sea para ofrecerse al mercado como una agrupación de consultores independientes compartiendo la reputación y servicios administrativos como el caso de Ouishare o Enspiral ... el futuro es para los trabajadores independientes y agrupados. ¿Será esta la forma de los neo gremios del siglo XXI? 

En definitiva, el trabajo ya no es lo que era... ni lo volverá a ser. 

Seguimos conversando largo y tendido 

by 
Albert Canigueral
Magazine
Thank you! Your subscription has been received!
Oops! Something went wrong while submitting the form... You might already have signed up ?